jueves

7095 Kc. y 7080 Kc. EN BANDA DE 40 METROS.

Representación de los caballeros de la Rueda de Radioaficionados de 7.080 Khz.


La Guerra del Mal contra la Actividad de Radioaficionados.


En un fragmento interesante de la historia de la Radioafición en la Banda de 40 metros, permaneció durante mucho tiempo un pasaje y experiencia con aspectos totalmente opuestos uno del otro. Lo bueno y lo malo. La Guerra versus actividad normal de Radioafición.

Por una parte de esta historia real, un número importante de Radioaficionados daban vida de Radioafición en forma diaria con sus comentarios y experimentación que venían desarrollando en sus actividades normales desde hacía tiempo en la Banda de Radioafición de 40 Metros; al unísono a ello, como arte de magia, se sumó al engrandecimiento de la actividad de Radioafición, las extensas Ruedas de conversación dirigidas principalmente por Radioaficionados de Chillán y de los alrededores de esta ciudad, en la Frecuencia 7080 Kc. en la banda de 40 metros, y con la participación de innumerables Radioaficionados de distintas latitudes de Chile, Argentina y otros países; inclusive en algunas ocasiones especiales se logró unir grupos de Ruedas de Sudamérica y Europa, gracias a la fraternidad de los Radioaficionados y a las buenas condiciones de propagación que existían en esa misma frecuencia 7.080 Kc. en 40 metros.

Todo esto fue transcurriendo normalmente con algo que era únicamente Radioafición. Por otra parte, aconteció que en contraste totalmente diferente y adverso a lo que sucedía en 7080, se origina en un momento una de las trifulcas más escandalosas de la historia de la Radioafición chilena, en la Frecuencia 7.095 Kc., en la misma Banda de 40 Metros de Radioaficionados.

Para extractar un ejemplo de bienestar y cordura, no vamos detallar todos los improperios, insultos y groserías que se decían o frases polémicas que se expresaban en esa disputada frecuencia 7095 de aquel entonces, por ello, más bien nos limitaremos a los hechos más generales.

En ese conflicto diario en 7095, participaban activa y pasivamente (hablando y escuchando) una cantidad inconcebible de Radioaficionados chilenos, y con el principal protagonista que era un Radioaficionado de otro país.

Nunca se supo la verdadera razón, el origen y cuando comenzaron estos acontecimientos en la frecuencia 7095, porque las versiones eran desiguales, pero sí se sabía de la gran participación de muchos Radioaficionados, que empapados activamente involucrados en una situación que nada tenía nada que ver con el objetivo real de la Radioafición.

Llamaba poderosamente la atención de cómo tantos Radioaficionados eran manejados por una especie de fuerza maligna invisible como simples marionetas y que incontrolados contestaban y gritaban infinidad de improperios, en donde nadie entendía nada. Solamente había que desatar la ira y la violencia de cualquier manera en esa específica frecuencia “7095”, en donde todo lo inaudito estaba permitido.

Pero en armónico y total contraste a lo que acontecía en 7095, estaba “La Fuerza del Bien en 7080” que era el poderío que transmitía exclusivamente Radioafición. Estas ruedas diarias de 7080 Kc. que podían durar gran parte del día o tardes enteras, hacían oídos sordos e indiferencia absoluta a la trifulca de los 7095. Es más, con el tiempo, en esa misma frecuencia 7080 comenzó la transmisión de unos extraordinarios Boletines informativos de Radioafición, con una calidad y participación de genero sorprendente de Radioaficionados, y que con esas emisiones lograron la atención y el apoyo de cientos y cientos Radioaficionados de gran parte de Chile y del extranjero.

Tanto así fue la “Competencia entre el bien y el mal 7080 versus 7095”, que así como seguía la guerra y la gran tensión de la trifulca en 7.095, al unísono aumentaba la popularidad y participación de muchísimos Radioaficionados en la Ruedas de conversación en la frecuencia 7.080 Kc.

Los verdaderos Radioaficionados están por la paz. 

Fue tal la atracción y actividad que iba ganando 7080, que en una ocasión, en una tarde con muy buena Propagación, después de que el Radio Club ORCHI finalizara uno de sus hermosos Boletines informativos, precisamente en 7080, llegó a hacerse presente el principal Radioaficionado protagonista de los 7095 y este conversó normalmente con el principal protagonista de los 7.080. Quizás en ese instante no mucho se haya logrado en concordancia, pero en resumidas cuentas lo más destacable fue que hablaron como Radioaficionados normales y exponiendo cada uno sus puntos de vista. Sin insultos y descalificaciones como era acostumbrado y habitual en 7095.

La conclusión objetiva que se obtiene de lo que sucedió en 7.095, es que todos los Radioaficionados de esa época sabían que lo que sucedía allí, en 7095, no era considerado Radioafición normal, pero patéticamente así todo, de igual manera seguían atrapados participando innumerables Radioaficionados en esos escándalos.

Aunque a la fecha se ha superado totalmente aquella particular situación de 7095, nos deja una enseñanza que no es muy alentadora, porque se pudo comprobar en los hechos, lo que puede llegar a reflejar o exteriorizar la idiosincrasia de un pueblo con ese número no despreciable de personas que participaron a consecuencia de esa predisposición de caer en un estado letárgico del individuo muy deplorable, al observar degradación humana total con esos impulsos e inercia hacia algo tan negativo: Violencia tras violencia, insultos, groserías, injurias, etc., etc., con una fuerza y desequilibrio emocional mental y psicológico imposible de controlar por parte de casi todos los Radioaficionados que participaron en esa trifulca de la frecuencia 7095.

Entonces, la reflexión que vemos de este vergonzoso pasaje de la historia, es una respuesta que en cierto modo nos va a responder lo que está sucediendo ahora en Radioafición. La diferencia actual, es que ya no es 7095 y tampoco existe algún protagonista en particular o algún motivo específico en que aferrar esa negatividad humana, sino que son situaciones algo más aisladas que suceden en cualquier momento y en cualquier frecuencia como si se estuviera a la expectativa, quizás, por esa morbosidad incontrolable que existió de parte muchos Radioaficionados y que ahora podría estar al acecho en alguna parte.

Es por ello quizás, que ahora algunos tratan de aferrarse a esa negatividad tratando de incitar o provocar a cualquier Radioaficionado y lo más increíble, que  buscan el odio inclusive de Radioaficionados que lo único que hacen es Radioafición.

Por otra parte, los mismos protagonistas de la hermandad y fraternidad de los 7080 de aquella época, han podido pronosticar ahora lo difícil que resultaría llegar siquiera a recobrar parte de aquellas actividades tan generosas y atractivas de actividades netamente de Radioafición de antes, y ello porque la persecución sistemática y la morbosidad, quizás del mismo tipo de Radioaficionados que participaban en 7095, es persistente en todo momento y en cualquier frecuencia. Es por ello, que un número importante de Radioaficionados han preferido mantenerse en silencio, otros se han retirado y algunos pocos mantienen alguna relativa actividad tolerando y recibiendo improperios y descalificaciones.

Aunque existe una hipocresía de la verdadera realidad de hoy, la Radioafición chilena refleja hoy en día una incertidumbre con respecto a sus actividades normales y en lo fundamental al ver que continúa la intolerancia y las persecuciones.

Por otra parte, la historia de los 7080 no termina porque haya sido mayor la atención de la fuerza maligna de los conflictos de los 7095. Todo lo contrario, la actividad verdadera de Radioafición de la frecuencia 7080 se fue haciendo cada más fuerte y poderosa y los conflictos de 7095 fueron desapareciendo. En otras palabras, literalmente la “batalla” (primera batalla) de 7080 en virtud del engrandecimiento de la Radioafición, logró su objetivo con creces.

Pero la historia de los 7080 de aquel entonces, continuó con el éxito y suma y suma de adherentes que a su vez apoyaban las actividades que organizaba el creciente y exitoso Radio Club ORCHI CE4ORC y así fue, que este modesto Radio Club de Chillán, pudo organizar y ofrecer, entre innumerables actividades, el primer y único reconocimiento público nacional e internacional a destacados Radioaficionados en todas las categorías de actividades de la Radioafición, y que pudo retransmitir precisamente en la Frecuencia 7.080 Kc. en aquel entonces. Y como siempre motivó a los integrantes y simpatizantes de ORCHI la Unidad de los Radioaficionados por sobre los conflictos y ambiciones personales, ORCHI realizó aquel reconocimiento sin discriminar a qué institución, a qué Radio Club, de qué ciudad, etc., pertenecía cada Radioaficionado congratulado. Es decir, simplemente se valoró la abnegada y solidaria participación de cada uno, cosa destacada que al día de hoy, ninguna institución nacional ha podido hacer en toda la historia de la Radioafición chilena.

La historia continúa y el contrapeso de las ondas malignas de los 7095 prácticamente ya había desaparecido y sólo suscitaban casos muy aislados. ORCHI y 7080 fueron creciendo rápidamente y cada vez se hicieron más fuertes en virtud de la unidad y confraternidad de la Radioafición chilena.

Pero como las personas son las mismas en todo tiempo y lugar, las ondas del mal comenzaron a hacerse fuertes nuevamente, pero ahora sin un único protagonista y con todos sus aliados contrarios de chile, sino que dichas fuerzas se entretejieron en confabulación a nivel de Radioaficionados e instituciones de Chile que decaían cada día, y por lo tanto el objetivo atractivo en esa oportunidad no era únicamente el de Radioafición, sino era el que preocupaba por miedo y envidia y que por lo tanto, a cualquier precio había que encontrar de alguna manera la forma de destruir y desintegrar la actividad de 7080, incluido todo lo que sucedía en esa Frecuencia que también era lo bonito y sano que realizaba el Radio Club ORCHI.

Es así como las ondas del mal, nuevamente van ganando terreno en esa época a consecuencia del miedo y la envidia…

¡Por fin encontré un posible error de tal Radioaficionado para desprestigiarlo!

Exclamaba un importante dirigente atacando a 7080 y a quienes animaban y amaban la Radioafición…


1 comentario :